La Espera que Desespera…

 

La espera que desespera…

Hay un famoso dicho que dice que hay dos cosas seguras en la vida: la muerte y los impuestos. Pero ante esta inminente realidad yo le añadiría una cosa, LA ESPERA. Aún para las dos anteriores, tenemos que esperar un lapso de tiempo. Todo ser humano tarde o temprano tendrá que enfrentar un proceso de espera. En algún momento experimentaras un proceso en donde la única opción será esperar. Esperamos para nacer, para graduarnos de escuela superior, para obtener una licencia de conducir, esperamos por el amor de nuestra vida, esperamos la respuesta del empleador después de una entrevista etc. En fin, el esperar es un aspecto intrínseco de la vida.

En los pasados días he estado pasando por procesos personales en donde mi carácter se ha puesto a prueba. La palabra esperar ciertamente ha tomado un nuevo significado en mi vida. La verdad es que un proceso de espera resalta nuestras virtudes, deficiencias, a la vez que va dejando al descubierto las fallas y lagunas en nuestro carácter y vida de fe.

Pero, que podemos aprender de la espera? Cuan necesario es que el ser humano aprenda a esperar? Aun mas importante, porque la espera en ocasiones desespera? Te ha tocado esperar por algo o por alguien recientemente?

En días recientes he llegado a la conclusión que la espera es un ejercicio espiritual. En medio de mis situaciones difíciles he podido aprender acerca de este emocionante y a veces doloroso proceso llamado espera. A continuación algunos de los principios bíblicos que he aprendido a cerca de la espera durante estos días.

  1. Espera=Perseverancia

 

La espera siempre va de la mano con la paciencia. La paciencia es la virtud de aprender a estar en armonía y quietud ante un disturbio, amenaza, o durante el proceso de aguardar por una cosa o por alguien. El libro de Santiago arroja luz sobre este tema: “Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia” ( Santiago 1:3 ). En este pasaje la palabra paciencia se puede traducir como perseverancia. La espera en realidad ejercita e incrementa el poder de la perseverancia. Contrario a como muchos piensan, la espera puede ser un tiempo de producción. Esta porción nos enseña que la espera , así como las pruebas, producen en nosotros un espíritu de permanencia.

  1. Esperar = Aprendizaje

Ciertamente esperar es aprender. Si no tuviéramos que esperar por nada en la vida, nunca entenderíamos lo que es el agradecimiento, el valor del trabajo, las relaciones interpersonales, y sobre todo el valor de la vida. “El que es paciente muestra gran discernimiento;

el que es agresivo muestra mucha insensatez” ( Proverbios 14:29 ). La espera nos enseña a valorar la vida.

  1. Espera en adoración y alabanza.

¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez por la salvación de su presencia.…( Salmo 42:5,11). David tenia una lucha interna entre lo que dictaba su mente y lo que dictaba sus emociones. El sabía que Dios era su libertador, el sabía que Dios era su esperanza, pero muchas veces es difícil reconciliar el razonamiento con el corazón. No obstante, David en manera de soliloquio se auto anima a asumir una actitud diferente en medio de su aflicción, una actitud de alabanza.

  1. Espera=Silencio

Hoy en día la gente vive apresuradamente. No hay tiempo ni espacio para la reflexión y la meditación. Para muchos el silencio es sinónimo de aburrimiento, perdida de tiempo, no productividad, y sobre todo confusión. Pero el Salmista tiene una declaración de suma importancia: “Alma mía, espera en silencio solamente en Dios, pues de El viene mi esperanza” ( Salmo 62:5 ). Esperar en silencio es la parte mas difícil , pero es la parte que mas resultados produce espiritualmente hablando. Cuando practicamos el silencio en medio de la espera, podemos escuchar con mayor precisión y claridad la voz del Espíritu Santo. La queja, la murmuración, y los constantes cuestionamientos solo ensordecen nuestros oídos espirituales. En otras palabras nuestra esperanza muchas veces esta en el silencio y en la quietud , solo así conoceremos al Dios todopoderoso ( Salmo 46:10 ).

  1. Espera=Oración

“Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor” ( Salmo 40:1 ). En este verso la palabra “esperé” puede traducirse como “oré”. La espera en Dios nunca es pasiva. Esperar en Dios no es sinónimo de ocio espiritual. Al contrario, esperar en Dios según este pasaje significa estar conectado con Dios teniendo expectativas de lo que pronto va a acontecer. Lo impresionante de este pasaje es que cuando esperamos en Dios y oramos creyendo, el es fiel en inclinarse a nosotros!! Te imaginas el Dios del universo inclinándose ante ti para poder escucharte mejor? Increíble no? Mientras esperas…ora y el será fiel en escucharte!

Ciertamente , aunque para muchos la espera desespera, para los que esperamos en Dios tenemos paz, quietud, y esperanza. Se que es difícil entender y disfrutar los momentos de espera. Pero, si realmente queremos conocer a Dios, estos tiempos tienen un valor incalculable en lo espiritual. No te desalientes, no tenses de hacer el bien. Dios esta atento a tu oración. Te animo a que continúes esperando. Cuando menos te lo esperes, un milagro surgirá en tu vida. Esperar en Dios nunca es tiempo perdido. Recuerda lo que dice en Isaías 40:31

“ Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”